Artículos en la Categoría: Turismo

El reto se llama turismo

El reto se llama turismo

Nuestro porvenir turístico, es decir, nuestro porvenir, parece haber entrado en una suerte de montaña rusa de emociones, en la que un día nos despertamos con una buena noticia y al siguiente con una mala, y, así, día tras día.

Será la balanza de buenas y malas noticias la que vaya despejando un horizonte económico para las islas que pinte mejor o peor.

Winter is coming

Winter is coming

Pues nada. Dado que la incertidumbre vino para quedarse en nuestras vidas, habrá que convivir con ello.

Leía el otro día, que el Reino Unido, había modificado sus normas de viaje por el COVID, en hasta en 50 ocasiones. Así, convendrán conmigo que no hay turoperador, ni línea aérea, ni hotelero, ni empresario, ni destino turístico, que pueda hacer un pronostico certero, o preparar su negocio, su plantilla, inversiones o promociones.

Verde que te quiero verde

Verde que te quiero verde

Es el color del semáforo británico que todos queremos ver, pues ya sabemos que, en Canarias, si el Reino Unido se resfría, cogemos una pulmonía de aupa.

Como quiera que el mundo entero ha sufrido la pulmonía llamada Covid, ahora que nos vamos recuperando, todos los ojos vuelven a mirar al Reino Unido, que, con sus altos índices de vacunación, nos insufló un optimismo que habíamos perdido.

Todo el mundo va a lo suyo, menos yo, que voy a lo mío

Todo el mundo va a lo suyo, menos yo, que voy a lo mío

Y lo nuestro, en las islas, es lo de todos, es el turismo. Sin turismo, no somos ni seremos nada de lo queramos ser, así que toca defenderlo y sin más, ir a lo nuestro.

Estamos atravesando lo que parece el final de la travesía del desierto, un desierto casi sin oasis (excepto las ayudas públicas), inmenso, cruel, sin actividad, sin perspectivas, con espejismos constantes de recuperación, pero siempre desierto.

Rescatar Canarias

Rescatar Canarias

Me cansé de escuchar eso de que saldremos más fuertes de esta nueva y cruel crisis, me harté de escuchar eso de que no dejaremos a nadie atrás, me saturé de decir que somos una región resiliente y que seremos los primeros en salir de esta crisis…

Pues no, toca afrontar la verdad, tan dura y realista como la realidad que nos está golpeando. El ejercicio más honrado y provechoso que podemos hacer ahora mismo es reconocer nuestra delicada y débil situación, tanto de nuestro país, de los más golpeados del mundo por la pandemia, como de la economía canaria, la región más azotada de España por los efectos de la crisis en cuanto a pérdida de ingresos y de empleo. Estamos en el vagón de cola del país que ocupa el farolillo rojo del impacto negativo. Duro. Muy duro.

¿Quién me ha robado el mes de abril?

¿Quién me ha robado el mes de abril?

Y el de mayo, junio, julio, agosto, septiembre... 6 meses de casi cero turístico y seguimos sin ver la salida a esta endiablada situación.

La rozamos con la punta de los dedos, es cierto, y no supimos aprovechar nuestra privilegiada situación epidemiológica de hace unos meses, a pesar de que todo apunta a que gran parte del virus nos entró por el estrecho y controlable embudo de nuestros aeropuertos.

Y fue así como nuestra principal vía de entrada de riqueza y nuestras opciones de salvar el verano, se nos escaparon entre los dedos, como arena de esas playas que ahora están tan vacías...

El que no corre, no vuela

El que no corre, no vuela

Bueno, el refrán es al revés, pero sirve como introducción para una nueva reflexión sobre la situación turística en España y en particular en Canarias.

Miramos al cielo y prácticamente no vemos aviones. Hace poco, ver las típicas estelas blancas en nuestros cielos, era parte del paisaje, de una normalidad a la que nos acostumbramos desde que muchos nacieron.

Los menores de 40 años no conocieron otra cosa, para ellos, el turismo, con más o menos éxito siempre estuvo ahí, salía el sol, los aviones aterrizaban uno detrás de otro, a todas horas, todos los días del año, todos los años, sin aparente esfuerzo... era lo normal. Y España y Canarias prosperaron al calor de esta industria.

El turismo en la encrucijada

El turismo en la encrucijada

En el tiempo que tardas en leer este artículo, debían haber aterrizado en Canarias, unos 500 clientes, dispuestos a que una parte de su riqueza se convirtiera en la nuestra (a razón de unos 1000€ cada uno); pero en este mismo tiempo, no vendrá ninguno, ni la semana que viene, ni el mes que viene…

Es sólo unos días, y, siendo cada día un nuevo capítulo de esta serie que creíamos de ficción, pero es de miedo, asistimos con desasosiego e incertidumbre respecto a lo que se nos viene encima en las islas, en el sector turístico, que son dos caras de una misma moneda.

Cajasietecontunegocio
Comprometidosconnuestragente

Suscríbete a nuestra Newsletter