¿Cómo emprender dentro de los ODS?

Hace relativamente poco tiempo (y todavía en algunos círculos empresariales) se pensaba que tener un modelo de negocio sostenible (o preocupado por la sostenibilidad), justo, responsable, equitativo y que cuida a sus profesionales y a sus clientes por igual, era una papeleta segura para el fracaso, iba contra el crecimiento económico o, incluso, era una utopía imposible de llevar a cabo en una sociedad basada en el sistema económico y de mercado actual.

¡Nada más lejos de la realidad! Ya hemos visto en otros artículos que una empresa alineada con los objetivos de desarrollo sostenible y la Agenda 2030, a parte del servicio que oferte y que tenga más o menos demanda, tiene muchas posibilidades de ser mejor aceptada y más apoyada por sus clientes y la sociedad en general.

RSC Responsabilidad social o greenwashing Cajasiete

Pero vayamos por partes para aclarar algunas cosas.

¿Qué entendemos por sostenibilidad? La definición de sostenibilidad se refiere a la satisfacción de las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas, garantizando el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social.

En consecuencia, muchos de los actuales retos a los que se enfrenta el ser humano (como la pérdida de biodiversidad, el cambio climático o la escasez de agua) sólo se pueden resolver desde una perspectiva global, con acciones locales y globales, y promoviendo el desarrollo sostenible.

sostenibilidad valor

En cuanto al emprendimiento, quizás tenemos la imagen (bastante peliculera) de la idea multimillonaria que comienzan unos jóvenes en un garaje y cuyo valor depende de los clientes que quieran comprar el producto o servicio ofertado. Pero emprender es mucho más que esto. Según al RAE, emprender es “acometer y comenzar una obra, un negocio o un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”.

Otras definiciones hablan de “si exige esfuerzo o trabajo” o “cuando tiene cierta importancia o envergadura”. Aunque se puede entender el emprendimiento como inspiración, acción y vocación. Emprender es querer encontrar soluciones a problemas que detectas a tu alrededor y mejorar el trozo de mundo en el que nos tocó vivir. También se puede aplicar a esta definición el último mensaje de Robert Baden-Powell, creador del movimiento Scout, “Traten de dejar este mundo en mejores condiciones de como lo encontraron”.

Fijémonos en la insostenibilidad del modelo actual. Sí, insostenibilidad. Por mucho dinero que dé un modelo, si no mantiene un equilibrio entre las tres columnas del desarrollo sostenible que hemos visto (economía, medioambiente y bienestar social) es insostenible. Si no economiza sus recursos y no procura alargar su vida, si contamina mucho y no hace nada por evitarlo, si se aprovecha y promueve la precariedad de sus trabajadores, etc. es insostenible, poco responsable y, además, insolidario.

climatech

La problemática socio-ambiental que nos afecta a nivel mundial es evidente y, como personas y empresarios/as se pueden tomar dos direcciones opuestas: continuar con el modelo actual pensando únicamente en el futuro de la empresa, en el tuyo y de tu familia, o tener en cuenta también el futuro de la sociedad en la que vivimos, el medio que nos sostiene, del que tomamos recursos y al que devolvemos residuos y contaminación. Solo un negocio inteligente y sostenible verá el futuro porque, como se dijo originalmente, “o el siglo XXI es ambiental, o no será”. Aunque hay varias versiones interesantes, como “el desarrollo será sostenible, o no será”.

Si eres o quieres ser emprendedor o emprendedora, o si tu empresa ya está en funcionamiento, este es un momento inmejorable para cuestionarte qué huella quieres dejar con tu proyecto. Si consideras que quieres mejorar el mundo presente y/o ayudar a dejar un mundo mejor a las generaciones futuras, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 pueden ser una buenísima herramienta.

Los ODS contienen propuestas concretas que todas las personas, entidades, empresas y territorios pueden implementar para trabajar por un desarrollo ambiental, social y económico más sostenible. Estos 17 objetivos se encuentran clasificados en cinco ejes de actuación: planeta, personas, prosperidad, paz y alianzas. Y con ellos se persigue erradicar la pobreza y el hambre, luchar contra el cambio climático y construir modelos de desarrollo más justos, responsables y sostenibles.

ODS1

¿Conoces las ventajas que ofrece alinear tu proyecto actual o de emprendimiento con estos objetivos de la Agenda 2030? Vamos a ver un pequeño resumen:

  • La Agenda 2030 nos permite acercarnos de manera organizada y sencilla a los grandes retos mundiales que aún se encuentran sin resolver y, sobre todo, nos invita a explorarlos en nuestro entorno próximo. De esta manera, podremos detectar las necesidades que existen a nuestro alrededor. Podemos consultar las metas que se esconden detrás de cada ODS y evaluar cuánto camino queda por recorrer para que estos desafíos se alcancen donde queremos actuar. Esto nos da una enorme fuente de ideas sobre las necesidades que nuestro proyecto podría ayudar a paliar, mejorar o resolver.
  • Conocer los ODS nos ayuda a descubrir que vivimos en un mundo donde todo está interrelacionado, veremos que todos los desafíos globales y locales están conectados y que sus soluciones necesitan de un pensamiento más holístico. Sólo de esta manera podremos comprender cómo se desencadenan y cómo se resuelven esos retos.
  • Cada vez existe más apoyo para el desarrollo de proyectos alineados con los ODS, tanto financiación como recursos, que permiten acelerar su implementación y medir su impacto. De esta manera se construye un tejido empresarial y de emprendimiento más coherente con los valores de la sostenibilidad en todas sus dimensiones que, además, nos ayudará a encontrar nuevos mercados que se sitúan, y se situarán, en el centro del motor económico.
  • ¿Sabías que cualquier proyecto comprometido con los ODS formará parte de una alianza global? Todos los sectores económicos se están sumando a esta alianza, no sólo para generar riqueza, ser más competitivos y mejorar su reputación, sino para aportar valor, confianza y contribuir a un modelo económico que respete los límites del planeta y garanticen el bienestar social.

¿Cómo lo ves? Creo que estos cuatro puntos son muy importantes a la hora de emprender o de, en caso necesario, mejorar nuestro proyecto empresarial.

Si te estás animando, vamos a ver unos pequeños pasos que nos ayudarán:

  1. Lo primero que tenemos que hacer es conocer bien los ODS. Todos estos objetivos los resumí en artículos anteriores que puedes encontrar en estos enlaces (1, 2, 3, 4 y 5). De todas formas, una vez leído el resumen, te recomiendo profundizar en la Agenda 2030 entrando en la web de Naciones Unidas, donde te explican todo lo relacionado con cada objetivo. En ellos encontrarás inspiración y herramientas para alinear tu proyecto de emprendimiento con la sostenibilidad.
  2. Una vez conocidos, elegiremos los objetivos de desarrollo sostenible en los que va a impactar positivamente nuestro proyecto y estableceremos metas concretas para que podamos medir el alcance de nuestras acciones.
  3. Otro paso importante será unirnos a redes de emprendedores sostenibles, crear comunidad y aliarnos con agentes clave, con los que crear sinergias positivas para crecer en el objetivo común de contribuir a un desarrollo más sostenible desde el emprendimiento.
  4. Por último, pero no menos importante. Comunica, comunica y sigue comunicando. Nunca me cansaré de animarte a comunicar lo que haces en tu empresa. La comunicación es esencial para que la sociedad conozca lo que hacemos y cómo lo hacemos, así como para dar personalidad a la empresa y mostrar los valores de la misma. Recuerda que cada vez más personas compran en empresas que tienen que ver con sus valores personales. Por otro lado, dar a conocer nuestro caso, puede servir de inspiración para muchas otras personas que quieran comenzar a emprender en los ODS.

¿Te animas entonces?

Si te ha gustado, te animo a echar un vistazo a este vídeo de la Cátedra Fundación DISA de Jóvenes Emprendedores y Natalia Rodríguez, en el que me he basado para escribir este artículo:

Google Plus

Artículos Relacionados

Sobre el Autor

Marcos Ruiz Abad

Marcos Ruiz Abad

Biólogo ambiental especializado en educación y comunicación. Máster en Gestión de Infraestructuras y Servicios Ambientales, con amplia experiencia en comunicación, educación, diseño de medios didácticos y vídeo marketing.

Después de unos años dedicado al mundo de la educación ambiental, con varias publicaciones de gestión ambiental en el tiempo libre, pasó al mundo de la comunicación empresarial tanto online, como offline. Recientemente ha decidido unir sus grandes pasiones para dedicarse enteramente a la comunicación científica y ambiental.

Especialidades: Comunicación corporativa, marketing, vídeo marketing, social media, marketing digital, gestión web, content curator, voluntariado, RSC, comunicación científica, innovación.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
Cajasietecontunegocio
Comprometidosconnuestragente

Suscríbete a nuestra Newsletter