SOMOS ENERGÍA. ¿Por qué no salimos de nuestro círculo de confort?

Cuando tomamos una decisión, esta es analizada por nuestro cerebro o bien de manera automática o bien en forma de proceso, es decir, la información que hemos recibido, junto con la que tenemos por nuestra experiencia pasada. En ambos casos esta situación se concibe como un proceso de patrones mentales o neurales.

Nuestra decisión podría ser distinta a la de otra persona que está en ese mismo escenario justamente por esos patrones, que están formados por el entramado entre las diferentes neuronas y sinapsis que tenemos.

RRHH somos energia por que no salimos de nuestro circulo de confort Cajasiete

Los paradigmas no son más que patrones mentales que, en muchas ocasiones, nos alejan de ver una realidad distinta a la que tenemos creada, a no tener visión o incluso hasta no llegar a reconocer nuevos criterios u opiniones. Muchas de las discusiones están relacionadas con nuestros patrones mentales y esto hace que pongamos continuamente nuestro cerebro en piloto automático sin llegar a incorporar ningún cambio en él, pero estamos diseñados genéticamente para desarrollar nuevos entramados y con ellos acercarnos a mirar con una perspectiva nueva todas las cosas que nos rodean.

Estos entramados se pueden fabricar continuamente de una forma muy simple, consiguiendo tener preparado a nuestro cerebro para percibir y recibir la vida tal y como debe ser.

Ya sabemos que el 80% de nuestros pensamientos son negativos y esto conlleva un gasto mínimo de energía, al igual que cuando pilotamos en automático, es por ello por lo que nuestro cerebro siempre va a buscar la comodidad de no malgastar energía.

Nuestro principal órgano no está diseñado para hacer cosas difíciles, está diseñado y preparado para garantizar nuestra supervivencia y protegernos ante cualquier amenaza.Por este mismo motivo, si queremos ser mejores padres o madres, mejores compañeros, parejas, amigos o profesionales, debemos de hacer cosas más difíciles.

Tener, por ejemplo, mayor capacidad de observación supone mayor gasto, así como la empatía y otras numerosas cuestiones. Si no fabricamos la energía suficiente, nuestro saboteador que vive en nuestro cerebro siempre manejará excusas para no hacer nada diferente a lo que estamos haciendo.

¿Acaso pensamos que a las mujeres les fue fácil llegar a conseguir el voto?, ¿que las personas de color consiguieron la igualdad sin esfuerzo? Esto es un claro ejemplo de cómo se pueden llegar a cambiar los paradigmas sociales o patrones mentales. Sin dejar de mencionar a científicos y divulgadores de todas las épocas que cambiaron el mundo porque ellos lo veían diferente y lucharon y lucharon hasta conseguir que las personas lo viesen del mismo modo.

Es importante mencionar que ningún genio tiene una célula de más que no tengamos nosotros, por lo que, si queremos, podemos. Todo ello se relaciona con mentes o cerebros perfectamente sanos y, gracias a ellos, hoy vivimos en una sociedad donde todos somos iguales con independencia del sexo, de la religión o de la raza, aunque aún queda mucho por hacer y entender.

Cuando nos liberamos de nuestras ideas fijas o de nuestros paradigmas, nuestras neuronas se vuelven más activas y nuestro cerebro es mucho más versátil. Si no tenemos por costumbre o no solemos viajar más allá de lo cotidiano, tu cerebro jamás va a tener el potencial para el que fue diseñado.

Si no salimos de nuestra zona de confort, tu vida será muy pequeña en comparación con todo aquello que podrías conseguir y que, por mucho que te digan, puedes hacer y lograr. Nunca dejes que nadie te diga que no vales o que no puedes.

La energía que hay que utilizar simplemente para debatir entre dos opiniones representa un gran esfuerzo para nuestro cerebro. Reflexionemos sobre algo: nuestro cuerpo cuenta con un sistema nervioso y otro circulatorio. El sistema circulatorio es por donde pasan elementos nutritivos, metabolitos, oxígeno, dióxido de carbono, hormonas y otras muchas sustancias.

Es como un entramado de túneles o cañerías por donde fluyen estos componentes. Por otro lado, nuestro sistema nervioso es un conjunto de células especializadas en la conducción de señales eléctricas, es decir, podríamos compararlo con una red por donde fluye la información o con una magnífica red de telecomunicaciones.

Si abro el grifo del agua en casa, lo normal es que esta fluya y si marco un número de teléfono en mi móvil, lo normal es que pueda comunicarme con otra persona. En ambos casos se necesita energía para llevar el agua hasta la salida del grifo y, de igual manera, la energía la requerimos para poder comunicarnos. En nuestro cuerpo ocurre exactamente lo mismo, generamos energía para que esta pueda con los procesos que requieren tener un estado constante porque somos energía.

La energía la fabricamos a raíz de alimentarnos y de respirar, cuestiones que hacemos con cierta sencillez y podríamos decir que de manera automática y digo ciertamente «de manera automática» porque en algunas situaciones forzamos a nuestro cuerpo o sometemos al mismo a estrictas dietas alimentarias que no hacen más que empeorar nuestra salud. Como dato curioso, hay que apuntar que las neuronas inductoras del hambre pueden llegar a comerse entre ellas para conseguir la energía necesaria cuando sometemos a nuestro cuerpo a dietas que no son las adecuadas, es decir, practican el canibalismo y si estamos hablando de fabricar, lo que hacemos es destruir.

No hay duda, somos energía y de igual forma podemos fabricar la necesaria para empezar a hacer cosas difíciles. Retarnos o desafiarnos supone un esfuerzo, no hacerlo hace que veamos la vida desde una queja o que seamos observadores de esta.

Este artículo es un pequeño extracto de mi último libro “TALENTO”, el cual toca la esencia pura del TALENTO, dota al lector de conocimientos en Neurociencia cognitiva, lenguaje no verbal, inteligencia emocional y entrega una herramienta patentada, exclusiva y diferenciadora para medir el TALENTO de las personas.

Se puede adquirir Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., en formato digital o con tapa blanda.

BIENVENIDOS A LA ERA DEL TALENTO.

Google Plus

Artículos Relacionados

Sobre el Autor

Mario Del Valle

Mario Del Valle

Co-Founder en T-Talent.es, escuela del desarrollo de la Inteligencia Emocional en donde, se transforma y desafía a las personas y empresas para lograr niveles más altos de desempeño. Life and Business Coach con acreditada experiencia y experto en Neurociencia adaptada a la Inteligencia Emocional con más de 18 años de bagaje profesional liderando equipos multidisciplinares y de alto rendimiento como Director Comercial en diferentes multinacionales.

Consultor y Mentor en negociación de recursos, liderazgo y comunicación. Ponente en charlas TEDx, profesor Titular del MBA en Alta Dirección Empresarial en la European Open Business School y profesor colaborador en la UAH. Colabora e imparte Seminarios en diferentes proyectos empresariales así como con instituciones y organizaciones dedicadas a la formación.

La energía ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma. En T-Talent.es esa es nuestra máxima y desarrollamos el Talento a través de nuestros certificados y títulos experto para conseguir la excelencia y el máximo desempeño de todas las personas.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
Cajasietecontunegocio
Comprometidosconnuestragente

Suscríbete a nuestra Newsletter