Mario Del Valle

Mario Del Valle

Co-Founder en T-Talent.es, escuela del desarrollo de la Inteligencia Emocional en donde, se transforma y desafía a las personas y empresas para lograr niveles más altos de desempeño. Life and Business Coach con acreditada experiencia y experto en Neurociencia adaptada a la Inteligencia Emocional con más de 18 años de bagaje profesional liderando equipos multidisciplinares y de alto rendimiento como Director Comercial en diferentes multinacionales.

Consultor y Mentor en negociación de recursos, liderazgo y comunicación. Ponente en charlas TEDx, profesor Titular del MBA en Alta Dirección Empresarial en la European Open Business School y profesor colaborador en la UAH. Colabora e imparte Seminarios en diferentes proyectos empresariales así como con instituciones y organizaciones dedicadas a la formación.

La energía ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma. En T-Talent.es esa es nuestra máxima y desarrollamos el Talento a través de nuestros certificados y títulos experto para conseguir la excelencia y el máximo desempeño de todas las personas.


El dilema del prisionero

El dilema del prisionero

En muchas ocasiones, a todos nos ha ocurrido que la toma de decisiones está supeditada a nuestro propio interés y a nuestro propio momento y juicio. En el mundo profesional y personal, una simple decisión puede conllevar resultados desfavorables si no consideramos la empatía y la lealtad sobre aquello que decidimos.

Poner en práctica determinadas dinámicas al uso, desarrolla nuestro intelecto emocional y por consiguiente mejora nuestra toma de decisiones. Por ello, empezar por entender como somos con un simple juego resulta muy ilustrativo para incorporar ciertas destrezas.

La importancia de ser emocionalmente inteligentes

La importancia de ser emocionalmente inteligentes

Richard Jolly, profesor de comportamiento de las organizaciones, está convencido de que el autocontrol emocional es determinante cuando se trata de desarrollar relaciones. El FT's 2018 Skills Gap Survey revela que los empleadores prefieren candidatos que sean capaces de solucionar problemas, de priorizar, trabajar en equipo con una gran diversidad de gente y que puedan construir una red sólida.

Warren Teichner, socio sénior de reclutamiento global en McKinsey, asegura que algunos candidatos pasan por alto el valor de la comunicación, la colaboración y la construcción de relaciones. Añade que "los candidatos a menudo se centran en el aspecto de la resolución de problemas y en el proceso de la entrevista, pero una vez que son contratados se espera que participen en la comunicación, en el trabajo en equipo y en la capacitación para el liderazgo.

¿Te has medido alguna vez el Talento?

¿Te has medido alguna vez el Talento?

Si buscamos en Google la palabra “Talento”, obtenemos más de 188 millones de resultados, muy por encima de la palabra “felicidad”. Si lo hacemos en su término anglosajón, el resultado que arroja es superior a los 1.550 millones.

Es evidente que somos más proactivos por aplicar el Talento, buscarlo, retenerlo, gestionarlo,desarrollarlo… sin embargo, conceptualizarlo es algo más complejo. Si preguntamos que es el Talento, posiblemente obtendremos respuestas muy parejas o similares pero todas ellas con alguna diferencia.

Siendo una palabra trending, es sencillo incorporarla a nuestro léxico y utilizarla para nuestros intereses profesionales o personales.Reclutadores, Headhunters, Directores/as RRHH… como si de en busca de El Dorado se tratase, persiguen incesantemente la búsqueda del Talento. Hablamos igualmente de gestionarlo, pero… ¿cómo podemos gestionar algo que previamente no tenemos medido? Es ciertamente incongruente.

Cajasietecontunegocio
Comprometidosconnuestragente

Suscríbete a nuestra Newsletter