Cambio y nuevos modelos profesionales

Los cambios tecnológicos se están sucediendo a una velocidad de vértigo y cada vez son más visibles en nuestro día a día. ¿Has visto a alguien cazando un pokémon? ¿Has cazado alguno? Nuestra realidad se ha ido modificando y ahora que ya nos hemos acostumbrado a ver a las personas accionando el móvil mientras caminan por la calle o inmersas en su dispositivo electrónico mientras comparten espacios públicos y medios de transporte, irrumpe de lleno la realidad virtual. Una realidad que se solapará con nuestra cotidianidad y que hará que las personas reaccionen en consecuencia, mientras experimentan situaciones dispares que coexisten dentro de una misma escena física.

Al margen de juicios de valor y sin ánimo de polémicas, estas circunstancias capaces de alterar nuestros hábitos más arraigados son, como poco, buenos indicadores de la importancia que está adquiriendo la tecnología en nuestras vidas, de hasta dónde se está modificando el mundo que conocíamos y de la rapidez con la que todo esto está sucediendo. Son también una gran fuente de inspiración en la identificación de oportunidades de futuro según las nuevas tendencias tecnológicas, con independencia de que te animes a cazar pokémons o no…

En lo que respecta a lo profesional, en mi artículo anterior te hablaba de las distintas generaciones y del reto que va a suponer su convivencia en el nuevo mundo laboral (además de en el cotidiano, claro está). Pero ése no es el único reto asociado a las nuevas tendencias, hay otros muchos, como el que supone formarse para trabajos que aún no existen. El pasado mes de enero, se aseguraba en el Foro Económico Mundial que el 65% de los niños que están hoy en educación primaria se dedicarán a disciplinas que todavía ni siquiera imaginamos… Llegados a este punto, seamos de la generación que seamos, quizá nos conviene hacernos algunas preguntas: ¿A qué nos estaremos dedicando dentro de cinco o diez años? ¿Lo sabemos? ¿Seguiremos en el mismo lugar profesional que estamos? Es muy posible que no…

Procesos Disruptivos y Cambio Profesional

Estamos viviendo un proceso innovador disruptivo que se ha dado en llamar la cuarta revolución industrial (internet de las cosas). Se trata de un hito que va más allá de lo económico, político o empresarial. Según los expertos, la mayor diferencia que se observa en este proceso actual con respecto a otros anteriores, es la velocidad a la que se suceden los cambios. La última encuesta realizada por KPMG (Global CEO Outlook, junio 2016) confirma que los próximos tres años traerán consigo una transformación sin precedentes y serán mucho más decisivos que los 50 anteriores en cuanto a la evolución de la economía. 

Estamos ante una transformación profunda que afectará a nuestros valores como sociedad y a nuestra forma de entender la vida, que tiene muchos puntos en común con los otros procesos disruptivos que ha experimentado la humanidad: con la primera revolución industrial y la automatización, que supuso el tránsito de la sociedad agraria a la industrial, con la segunda y el inicio de la producción en cadena, muy centrada en producir bienes de consumo, o con la tercera, la tecnológica, que nos ha ido orientando hacia servicios destinados a un bienestar más subjetivo, como ocio, turismo o educación. 

La pérdida del estado de bienestar ha ido desplazando los hábitos de la sociedad hacia la economía colaborativa, que valora el acceso a los recursos más que la posesión de los mismos. Por otro lado, el concepto de ocio ha ido evolucionando hacia el deseo de una vida más vocacional y repleta de experiencias, en la que disfrutemos de lo que hacemos y podamos expresar nuestro talento, avanzando así desde los enfoques más materialistas y de consumo hacia otros más vinculados a la autorrealización personal y profesional. 

Si tras reflexionar sobre todo esto, empiezas a convencerte de que tus circunstancias profesionales requieren un cambio, no lo dudes y empieza a avanzar. Cambiar o morir, no hay otra elección posible. Puedes retrasarlo, planificarlo o calcularlo, pero tarde o temprano ése va a ser el camino. La gran paradoja es que la auténtica seguridad reside en la sostenibilidad y ésta se consigue al abrazar la incertidumbre y actuar, lo que no sólo te empodera sino que, cuando lo ejercitas de manera continuada, te prepara para la renovación constante.  Por eso, si lo que antes funcionaba de pronto ha dejado de hacerlo, continúa haciéndote preguntas: ¿Qué es lo que ha cambiado? ¿Qué puedo cambiar yo para seguir avanzando en mi propósito? Desapegarte, moverte y actuar, te hará afrontar la situación con mentalidad de abundancia en lugar de escasez y crear nuevas opciones que hasta el momento eran inimaginables. 

Modelos Profesionales Flexibles

No sólo está cambiando el mundo, también lo estamos haciendo nosotros y a todo nivel. En materia de empleo se desdibujan las barreras para ejercer o movernos dentro del mercado laboral, y no me refiero sólo a las geográficas. Los nuevos perfiles profesionales van mucho más allá de sectores, áreas, funciones e incluso formas jurídicas. Ya no hablamos de funcionarios, autónomos o asalariados y las organizaciones tendrán que ser capaces de retener a sus trabajadores más valiosos sin coartar su libertad de movimientos. Estas evidencias han hecho surgir múltiples modelos profesionales que tienen un punto en común: el eje de su relación con el trabajo es el conocimiento, desde un modelo flexible y libre en la autogestión del tiempo. Son los e-nomads, knowmads y golden workers, entre otros. Además, compañías como Hyperloop experimentan con el concepto de talento colectivo o crowdsourcing, de modo que cualquier persona puede colaborar con sus proyectos, aportando su granito de arena desde cualquier lugar del mundo. 

Por eso, te propongo que empieces a ocuparte, sin preocuparte, y te animes a sumar en este nuevo entorno laboral multigeneracional e incierto.  En este contexto y para poder inspirarte, lo primordial es no autoexcluirte y prestar atención a lo necesario, a nivel de competencias y de mercado, porque ése es el acceso al nuevo mundo laboral en el que se difuminan todas las fronteras: las reales y las virtuales, las generacionales, las geográficas, las funcionales, las sectoriales y las tecnológicas. Se trata de sacar el máximo partido a tu experiencia y a tu talento único, tanto a nivel individual  como colectivo, de prepararte competencialmente para evitar las barreras y poder aportar toda tu diferencia y creatividad. 

No te quedes al margen y empieza a avanzar… ¡Está en tu mano elegir tu propio papel en el Nuevo Mundo Laboral!

Google Plus
LinkedIn

Sobre el Autor

María José Dunjó

María José Dunjó

Especialista en Cambio y Reinvención Profesional desde hace trece años, tras doce de experiencia profesional en el ámbito de las multinacionales tecnológicas como Philips y Hewlett Packard. Ofrece servicios de consultoría, formación y comunicación a profesionales en circunstancias de cambio centrándose en su talento único y su valor diferencial, según las nuevas tendencias del mercado laboral.

En el ámbito académico, es Ingeniera de Telecomunicaciones por la Universidad Politècnica de Catalunya (UPC) y complementó su formación con un Máster de Business Administration (MBA) por la Escuela de Administración de Empresas (EAE) y formaciones de Liderazgo y RR.HH., su pasión junto con la Transición Profesional.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
Cajasietecontunegocio
Comprometidosconnuestragente

Suscríbete a nuestra Newsletter