¿Ha estallado ya la burbuja del emprendimiento?

Por Gara García, Periodista gestora de contenidos digitales

Después de varios años en los que la palabra “emprendedor” se convirtió en el salvavidas; una vía de escape para miles de personas en nuestro país, me resulta curioso ver cómo han desaparecido los mensajes de ánimo para emprender por parte de las instituciones.  Pero quizás el termómetro más significativo del estallido de lo que llamamos, desde hace ya varios años, La burbuja emprendedora; es el rechazo que están empezando a mostrar las redes sociales a los gurús del emprendimiento que aparecen en algunos programas de televisión, como ocurrió hace poco en La Sexta Noche, con respuestas contundentes por parte de los televidentes en redes. (http://www.huffingtonpost.es/2017/05/28/maestre-experto-sexta-noche_a_22113291/)

La cuestión, en cuanto a datos, está clara y sólo tenemos que examinar las estadísticas del RETA y de las Asociaciones de Autónomos (UPTA http://upta.es y ATA http://www.ata.es  ) para tener una dibujo mental perfecto de lo que ha ocurrido: Entre los años 2013 y 2016, el número de altas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos fue de 715.043, 782.356, 736.665 y 711.533 respectivamente; mientras que el número de bajas registradas fueron 686.228, 707.558, 697.446 y 685.986. Esta diferencia residual indica un factor claro: el emprendimiento en su gran mayoría fue una medida desesperada, no una intención bien formada de montar un negocio y vivir de él el resto de nuestra vida.

No se trata de buscar culpables. Las instituciones enviaron un mensaje de refuerzo positivo hacia el emprendimiento por necesidad; la misma necesidad que empujó a muchos recién titulados o parados de larga duración a decir “yo puedo”. Pero no se trataba de que cualquiera podía. Emprender, aunque es un camino bonito, no es para todos y así lo he intentado hacer saber desde que abriera Emprendoteca, mi propio periódico digital sobre emprendimiento, con una línea editorial que pretendía luchar contra el mensaje “emprender es para todos”. El giro inesperado del artículo: yo misma fui una recién titulada que decidió no esperar al mercado laboral, abrió su propio negocio y no le fue bien económicamente. Pero la historia tiene una segunda parte que contaré después del siguiente párrafo; porque viene muy a cuento.

Decía que las instituciones enviaron su mensaje, pero también que elegimos creérnoslo sin pararnos a pensar demasiado. La mayoría de los emprendedores decidió serlo a la desesperada; sin un plan ni una estrategia. Si ya es difícil y requiere constancia salir adelante con ellos, tirarse de cabeza al mercado con una idea, un logo y a volar era, sencillamente, el suicidio de los pocos ahorros y el tiempo libre. Puro postureo, que se llama hoy en día. Emprender nunca ha sido tener una idea, ponerle nombre e imagen y esperar a que lluevan los millones. Por eso, después de esta moda de “mírame, soy emprendedor” ahora resulta paradójico ver cómo las redes sociales reaccionan ante lo que llaman “un vendehumos” cuando la historia no es nueva: lo que es novedad es la mentalidad de los españoles en edad laboral, que empezamos a ver recuperación económica y ya no vemos el emprendimiento como única salida posible. En conclusión, también ha sido irresponsable nuestra conducta como espectadores pasivos de la propaganda emprendedora. Nos dijeron que podíamos, y ahí que fuimos, a tirarnos de cabeza, con la irresponsabilidad por bandera en la gran mayoría de los casos. Sin embargo, como friki (si se me permite la palabra, porque experta me parece bastante menos acertada y mucho más pretenciosa) del mundo del emprendimiento en Canarias, puedo decir con orgullo que aproveché la experiencia y que Emprendoteca fue un trampolín, aunque no funcionara por sí misma, para conseguir el trabajo que he desempeñado durante los últimos cinco años. Lo que queda de mi proyecto, que aún vive a su manera, es una sección semanal en Canarias Radio La Autonómica donde cada lunes damos voz a los emprendedores de nuestras Islas. Esos que sí han conseguido salir adelante porque tuvieron las ideas claras desde el principio y supieron adaptar su idea a los tiempos y las circunstancias. Puedo contar grandes historias sobre emprendedores canarios que han llevado sus empresas a lo más alto, incluso internacionalmente; como Isidro Quintana, de Promineo Studios; Luis Alcalá, de FreshCommerce o Gerardo Díaz, de Voiver. Personas que entendieron de qué iba el juego desde el principio y han sabido usar bien las cartas para que, lo que en su momento fueron proyectos, ahora sean realidades más que tangibles.

La burbuja emprendedora está estallando ahora mismo. Es la crónica de una muerte anunciada que, como todos los ciclos económicos volverá a repetirse dentro de unos años. Una excelente noticia que significa que, ahora sí, hemos entendido cómo funciona y empezamos de verdad a emprender.

Google Plus
LinkedIn

Sobre el Autor

Gara García Martínez

Gara García Martínez

Periodista especializada en comunicación empresarial e institucional, videojuegos y emprendimiento. Conduce la sección "Emprendoteca" de Canarias Radio La Autonómica y es responsable de comunicación online de El Foco, programa de RTVC. Trabaja como profesional independiente en la comunicación de grandes eventos y marcas.

Colabora dentro de la temática de Marketing y Ventas.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
Cajasietecontunegocio
Comprometidosconnuestragente

Suscríbete a nuestra Newsletter