La Generación Z nos conduce a un nuevo mundo laboral

La Generación Z nos conduce a un nuevo mundo laboral

Cuanto mayor te haces, más difícil es adaptar tu vida a un descubrimiento y más fácil adaptar el descubrimiento a lo que ya creías que era la vida. Por eso, voy a clase a desaprender de mí y aprender de los jóvenes.

HOWARD GARDNER

Estamos a punto de vivir el inicio de una nueva época, en la que el mundo cambiará a todo nivel. Un cambio que no será evolutivo, sino una disrupción sin más concesiones, que vendrá de la mano de la tecnología y de la Generación Z, ahora que creíamos habernos familiarizado con los Millennials. Llega con la Revolución de las Cosas y ya está aquí, materializándose en el horizonte de los próximos ocho años.

La nueva generación emergente es la que marcará las tendencias, al ser los primeros nativos digitales y haber crecido con un smartphone en el bolsillo. Una generación plenamente conectada con la naturaleza de un cambio que surge desde su hábitat natural.

En el ámbito laboral y del Capital Humano, este relevo generacional no va a ser el único desafío de los próximos años, ni siquiera el mayor. El gran reto surgirá de la convivencia de cuatro generaciones muy diferentes en un mismo espacio laboral, una tendencia que se verá favorecida por el retraso de la edad de jubilación: Generación Z, Millennials (Generación Y), Generación X y Baby Boomers.

Cada una de ellas tiene una forma de entender la vida, acorde con sus vivencias y con diferentes mentalidades en cuanto al empleo y la autoridad, entre otros muchos aspectos. Por eso, será vital hacerlas compatibles, porque cada una ofrece aportaciones únicas desde su perspectiva propia. En ese sentido, incluyo a continuación una tabla con las características diferenciales de los distintos patrones generacionales y la época a la que corresponden. Las fechas difieren ligeramente según la fuente porque alrededor del mundo, las diferentes realidades socioeconómicas las anticiparon o retrasaron unos años. Por eso, he indicado las fechas que considero que se adaptan mejor a la realidad de nuestro país, extrapolando la información de las distintas fuentes consultadas: 

La Generación Z como motor de cambio

El relevo generacional es un buen indicador de tendencias porque las nuevas generaciones crecen adaptándose con rapidez al momento tecnológico y sus patrones de conducta son un reflejo de los cambios que experimenta el mundo. Por eso, quiero hablar un poco más de la Generación Z que a pesar de no haber cumplido todavía los 20 años, obsesiona desde hace tiempo a los expertos en estrategias de marketing digital y de contenidos. Ellos llevan bastante tiempo estudiándola porque sus nuevas prácticas online se encargan de predecir los comportamientos de compra en base a una definición muy precisa del prototipo del comprador (”buyer persona”) y para ello es de gran ayuda el patrón generacional.

La Generación Z es poco jerárquica, con escaso sentimiento de autoridad y autodidacta, porque han preguntado sus dudas directamente a internet, en lugar de a sus mayores. Han aprendido a ser colaborativos de los Millennials y son muy solidarios, por haber crecido en una época de escasez. Tienen mayor facilidad para socializar y empatizar que las generaciones anteriores y sin embargo, presentan carencias a nivel de interrelación a causa de su tendencia a la hiperconexión. Están marcados por las comunicaciones aceleradas, en las que se prioriza la rapidez sobre la calidad y según un estudio realizado por el “National Center for Biothecnology Infomation”, en el momento actual estos jóvenes mantienen su capacidad de atención enfocada sólo una media de 8 segundos, frente a los 12 segundos del año 2000 (USA).

A la Generación Z se les conoce también como la Nueva Generación Silenciosa, por haber vivido la escasez y el conflicto, como ocurrió con la generación de la postguerra mundial o española (Generación Silenciosa o Tradicional) algo que les ha hecho realistas y conscientes. Saben que los recursos son limitados, que su vida laboral estará repleta de cambios y no les preocupa en absoluto. Desean poder dedicarse a lo que les gusta y son autónomos, flexibles y emprendedores y precoces, sin estar tan enfocados en lo material como sus predecesores. Además, en su tiempo libre priorizan sus vocaciones por delante del ocio y la diversión.  

Aportaciones, Reinvención y Mercado 

Todas las generaciones tienen algo que aportar y es probable que cada uno de nosotros se identifique con la propia, sin embargo, no por ello tenemos que permanecer estancados. Esto es lo que a mí me gusta llamar “patrón evolucionado” y la frase de Howard Gardner que introduce el artículo es un guiño a este concepto. La mejor manera de entender cómo va a ser el nuevo mundo laboral, es renovarse con él atendiendo a los dos factores que ya he mencionado: la evolución tecnológica y los patrones generacionales, observando cómo convergen usabilidades y hábitos para configurar las nuevas tendencias del mercado y por lo tanto, las profesiones que éste va a requerir. 

Desde esta perspectiva, vale la pena mirar a las nuevas generaciones y atreverse a reinventarse, dejando atrás razones, conflictos y discrepancias. El mundo está cambiando y nuestra única opción es subirnos al carro de manera que podamos adaptar nuestras aportaciones a las necesidades del mercado y encajar con él. Además de que inspirarnos en nuestros jóvenes y en las nuevas tendencias, aportará sentido y frescura a nuestras vidas.

Ventaja competitiva Canaria

Una de las claves para moverse en este nuevo tiempo es aprovechar las ventajas competitivas individuales y locales. En Canarias tenemos muchas y es necesario capitalizarlas. Más allá del turismo que sigue siendo uno de nuestros principales atractivos durante todo el año, disfrutamos de ventajas fiscales para residir, para el trabajo remoto como autónomos, para emprender, para el aprovechamiento de las energías renovables, para desplazarnos y para acogernos los incentivos de la Zona Espacial Canaria (ZEC). Todavía queda mucho por hacer pero estamos bien posicionados para los nuevos tiempos y los esfuerzos de conectividad que se están realizando, acortan nuestra distancia geográfica con el resto del mundo cada vez más. 

Y ahora… ¿Te atreves a seguir el ritmo de la Generación Z? No te quedes fuera, no te excluyas. La nueva época ya está aquí y todos formamos parte de ella. 

Cualquier persona que deja de aprender es vieja, ya tenga 20 u 80 años. Cualquiera que sigue aprendiendo no sólo permanece joven, sino que como consecuencia se vuelve más valioso, sin tomar en cuenta su capacidad física.

JOHN MASON

Sobre el Autor

María José Dunjó

María José Dunjó

Especialista en Cambio y Reinvención Profesional desde hace trece años, tras doce de experiencia profesional en el ámbito de las multinacionales tecnológicas como Philips y Hewlett Packard. Ofrece servicios de consultoría, formación y comunicación a profesionales en circunstancias de cambio centrándose en su talento único y su valor diferencial, según las nuevas tendencias del mercado laboral.

En el ámbito académico, es Ingeniera de Telecomunicaciones por la Universidad Politècnica de Catalunya (UPC) y complementó su formación con un Máster de Business Administration (MBA) por la Escuela de Administración de Empresas (EAE) y formaciones de Liderazgo y RR.HH., su pasión junto con la Transición Profesional.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
Cajasietecontunegocio
Comprometidosconnuestragente

Suscríbete a nuestra Newsletter