En Canarias, la clave es la colaboración de empresas en logística

En Canarias, la clave es la colaboración de empresas en logística

En estos días he participado en una reunión del Consejo de Transporte y Logística de CEOE España en la que el gran protagonista, ha sido sin duda el Aeropuerto de Madrid Adolfo Suárez, pues una sentencia del Tribunal Supremo, a favor de cinco vecinos, obliga al aeropuerto prácticamente reducir en un 30% su capacidad y a volver a niveles de operatividad de hace diez años… Por cierto, ¿sabían que el aeropuerto es la mayor industria de la capital?. Esperemos el desenlace...

Por otra parte, más previsible fue el tema de cierre de la reunión: el auge de la economía colaborativa en los ámbitos del transporte y la logística. Esta clara tendencia de la que no soy experto, pero que resuena ya desde hace unos años tras irrumpir con fuerza  en el mercado de oferta de servicios alojativos, está también más que consolidada en el servicio de transporte de pasajeros a media y larga distancia (un dato que habla por sí solo: en la ruta Madrid-Alicante de un fin de semana cualquiera, llamémosle operador “recién llegado” alcanza una cuota de mercado del 55%...). Pero hoy sobre la mesa no estaba el turismo, ni el transporte, ahora le tocaba el turno a la paquetería; esos maleteros ociosos que todos tenemos en el coche apuestan por ser puestos en valor… 

Pero no es mi intención hablar aquí solamente de economía colaborativa entre particulares o consumidores donde hay defensores y detractores, siendo sus defensores los que alaban los beneficios que tiene para la eficiencia de sus medios de transporte particulares, y siendo los detractores los que esgrimen  su impacto en  la sostenibilidad de nuestro estado del bienestar  por la pérdida de las ya de por si menguadas bases imponibles, resaltando también la inseguridad jurídica de los “clientes” en caso de cualquier contingencia. Mi intención hoy es la de hilar este hecho con el potencial de la economía colaborativa entre empresas en nuestras islas: si miles de personas se ponen de acuerdo para compartir vehículos y acercarse desde Madrid a  la playa en un fin de semana, ¿por qué no proliferan más los acuerdos colaborativos en la cadena de suministro en nuestras islas? Al fin y al cabo son menos operadores a ponerse de acuerdo y además aquí casi todos nos conocemos…

Como en las pautas de este espacio se precisa el hablar sobre Canarias, tratando en la medida de lo posible, casos de éxito laboral en según diferentes ámbitos, yo que soy muy disciplinado, voy a contarles mi historia.

Mi historia, que no es mía, es la de dos empresas: CCC y la entonces Cobega, que hoy es parte importante de CCIP. Ambas, empresas líderes con un “route to market” similar y con gran solape de puntos de venta, que deciden facilitar al cliente el proceso de entrega y recepción de la mercancía, compartiendo activos de almacenaje y distribución y que  han tenido, tras años de exitosa ejecución, un final feliz, obteniendo incluso el reconocimiento de la comunidad logística internacional con el “Supply Chain Award” Berlín 2012 (un premio vaya) al mejor proyecto colaborativo europeo, respondiendo a una visión que podría ser la de muchos otros fabricantes o distribuidores en las Islas.

Preguntas que pueden tener los lectores…¿Cómo se consigue acordar la entrega conjunta de millones de cajas al año a miles de clientes con dos sistemas, procesos y equipos  comerciales absolutamente estancos? Si en los proyectos colaborativos entre particulares, la plataforma digital es el elemento indispensable, aquí no lo es menos. Esos sistemas de información y soporte del flujo físico deben siempre, en algún momento, converger y facilitar la llegada al mercado en condiciones de calidad óptima gracias a plataformas digitales gestionadas por terceros.

¿Solo eso? Creo que la clave aquí, como siempre, son las personas y sus prioridades, siendo prioritario que tengan una gran orientación al cliente, y sacrifiquen operaciones individualistas y enfoques locales en pro de ese mejor servicio del que hablábamos. Tener consciencia de que se compite en calidad de producto, en innovación, en fortaleza de marca, en atención al cliente y en tantas otras cosas, pero que las cadenas de suministro, hace años que son comunes a los sectores en muchos países del mundo. Nos llevamos un premio porque las singularidades geográficas de las islas hacen de la logística un reto apasionante, pero tampoco inventamos la rueda.

En Canarias la colaboración de empresas en sus actividades logísticas es la gran sinergia por explotar. Busquen un partner adecuado y…anímense.

Sobre el Autor

Eduardo Bezares

Eduardo Bezares

Actualmente es  Responsable de Servicios y Desarrollo Comercial Cia de la Cervecera de Canarias. Comenzó como Ingeniero en Royal Dutch Shell en Holanda de donde pasó a CCC primero como parte del grupo cervecero SABMiller y ahora dentro de la primera empresa mundial de cerveza AB Inveb. Ha colaborado puntualmente en proyectos transformacionales de SABMiller en Europa y Asia. Su experiencia en logística y estrategia comercial es reconocida a nivel empresarial , político y académico, detenta la Vicepresidencia de la Autoridad Portuaria de Tenerife. Además es profesor y conferenciante habitual en varias Universidades; invitado como experto por Deloitte en proyectos internacionales y Senior Asesor del Gobierno de Canarias ante la UE (proyecto Intraregio). Líder de iniciativas fundacionales como el Cluster Canario de Transporte y Logística o las ONG´s AIESEC o IAESTE en Canarias. Tiene reconocimientos internacionales en el ámbito logístico, de estrategia comercial y también por actividades de voluntariado.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.
Cajasietecontunegocio
Comprometidosconnuestragente

Suscríbete a nuestra Newsletter