Alberto Santana

Alberto Santana

Economista, Fundador y Director General de Plan B Group, empresa canaria dedicada a la consultoría en sistemas de gestión, formación, servicios de innovación e internacionalización. Además es auditor jefe de sistemas de gestión de calidad, medioambiente e I+D+i. Tiene una amplia experiencia en consultoría, auditoría y formación sobre sistemas de gestión de calidad y es docente del esquema internacional IRCA para formar a auditores de calidad. Por otro lado es evaluador del modelo de excelencia europeo EFQM, especialista en Comercio Internacional por el ICEX, consultor de programas de internacionalización públicos y evaluador de la Unión Europea para proyectos de Horizonte 2020.

Colabora dentro de la temática de Calidad.


El consultor de calidad: tu profesor de autoescuela

El consultor de calidad: tu profesor de autoescuela

Hace poco leí un magnífico artículo en el que el autor planteaba cómo explicaría a su abuela el significado de las recientemente descubiertas ondas gravitacionales. Este caso me recordó mucho a algunas conversaciones que he tenido con mi madre acerca de lo que hago habitualmente en mi trabajo. 

En esas charlas, he tratado de explicarle mi función como consultor de sistemas de gestión de calidad y la comparo con mi labor como auditor. Y le hago una analogía... 

-“Imagínate, mamá, que la empresa que me contrata es como un alumno/a de autoescuela, mi labor como consultor es ser como el profesor, que le enseña a conducir, que explica buenas prácticas al volante, y que luego le comenta cuando puede estar preparado/a para el examen” 

-“¿Y el auditor?”, me pregunta... 

-“El auditor es como si fuese Tráfico, el examinador independiente, y el que te dice si has aprobado o no, para que te puedas llevar el carné de conducir a casa. Lógicamente, como en la autoescuela, no puedes ser consultor y auditor a la vez, no es ético”.

Me mira un momento fijamente y me dice “En qué líos te metes hijo…"

La evolución natural de los sistemas de calidad

La evolución natural de los sistemas de calidad

En muchas ocasiones me gusta hacer un análisis de la evolución de los sistemas de gestión de calidad como si del crecimiento de una persona y sus etapas vitales se tratase. 

En la etapa inicial, la de bebé, la organización “se alimenta y piensa poco”, es decir, que recibe los procedimientos y registros sin plantear nada más allá: se los da “papá” o “mamá” consultor/a y cree que todo es bueno y está bien. Esto será hasta que comience la etapa infantil y empiecen con ella los “por qué": ¿por qué tengo este procedimiento?, ¿por qué tengo que rellenar este registro”... Es la etapa de querer conocer mejor al propio sistema de gestión y preguntarse la verdadera eficacia del mismo.

Más adelante aparece la adolescencia, con la típica rebeldía que la caracteriza, donde se cuestiona el sistema de gestión, y donde se debe modificar la documentación para dotarlo de una personalidad propia. Finalmente la etapa adulta es la que da madurez al entorno, en la que existe una estrategia clara y con autosuficiencia, llegando incluso hasta el punto de mostrar indiferencia ante la llegada  del auditor que revisa el sistema, pues la empresa lo tendrá completamente integrado en su día a día. 

Cajasietecontunegocio
Comprometidosconnuestragente

Suscríbete a nuestra Newsletter